HISTORIA Y PRESENTE «NUESTRA VERSIÓN»

No existe el hoy sin el ayer y es necesario echar la mirada atrás para entender de dónde venimos por lo que comimos. Lo que nos sustenta no es sólo supervivencia, es un acto cultural que habla de latitudes, necesidades, ritos y entornos que han curtido curvas y el carácter social.

Hay una gastronomía prehispánica que irremediablemente evoluciona rápidamente con el trueque de alimentos tras el paso de Colón & co. además de distintas formas de cocinar. Política aparte, el choque cultural siempre enriquece en cuanto al comer se refiere, ¡qué sería de nosotros los europeos sin la patata y el tomate!

Siglos después, concretamente en Noviembre del 2010, la gastronomía mexicana es reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Es tan importante hoy en día la cocina casera en su país que podríamos decir que es su iglesia y los fogones el altar donde rezar y dar gracias por tanto al maíz y al frijol, al nopal y a la carne de res, al pollo y pico de gallo, al aguacate, el mole, la lima y el limón, por supuesto a todos los chiles que hacen llorar de alegría y el resto de la familia del buen comer.

Con el mestizaje logramos ampliar y refinar platos ancestrales que hoy en día veneramos con mucho gusto en Insultacos dándole nuestro sello personal.

Todo lo que hacemos, lo hacemos desde lo más profundo de nuestro corazón, pues sabemos que es la única manera de de hacer que las cosas se transmitan y se sientan como es debido.

Comentarios cerrados.