LA SANTA MUERTE Y NUESTRO GATOLICISMO

Los antiguos nativos nahuas adoraban a Mictecacihuatl, la figura huesuda femenina que personificaba la muerte. En Europa, por esas lejanas épocas, existía la Parca que encarnaba igualmente a la Señora del fin de la vida en tiempos donde guerras y epidemias hacían verdaderos desastres entre la población.

Con la fusión de estas dos antiguas tradiciones mexicanas y cristianas nace la Santa Muerte, quien ejerce mucho poder y otorga favores y milagros y se la obsequia por ello con monedas, dulces, frutas, flores incienso y bebidas de licor. Esta Diosa de la noche es quien protege a los que otras religiones renegaron, a los delincuentes, a los marginados. También se la conoce como la Dama Poderosa, la Madrina, Señora Negra, la Flaca o Calavera Catrina. Según el color del manto con el que se la vista ayudará en un tipo de favores u otros.

En Insultacos la veneramos a Ella y al Gatolicismo del cual Krüeger es nuestro Dios Todopoderoso protector acompañado de sus querubines Jason, Reagan y Catrina Pilarica. El altar del Gatolicismo es sagrado y, por lo tanto, nadie debe profanarlo ya que no hay mejor cura y protección que el amor gatuno. Somos felino friendly.

Comentarios cerrados.